Análisis post-electoral: Navarra y el modelo territorial

Leave a comment
Elecciones 2015
Ya han pasado casi cinco meses desde las elecciones autonómicas y el CIS ha publicado el avance de resultados de su encuesta post-electoral, con interesantes datos sobre la realidad socio-política de Navarra. Éste es el primero de una serie de artículos de análisis de la encuesta, sobre las preferencias de los votantes navarros sobre el modelo de Estado: ¿Quiénes apoyan el actual estado autonómico en Navarra? ¿Cuántas personas prefieren la superación del actual marco? ¿Cuál es el mandato del nuevo Gobierno de Navarra en materia de competencias y modelo territorial?

El debate sobre el modelo de Estado está teniendo una prominencia extraordinaria en este ciclo electoral casi eterno. El proceso soberanista en Cataluña está marcando la agenda de una discusión cada vez más inquieta sobre el agotamiento del federalismo imperfecto diseñado por la Constitución del 78, que tiene un especial interés para Navarra. Por un lado, el soberanismo abertzale en Navarra mira con atención precavida el proceso catalán. Por otro, han resurgido últimamente varias voces críticas con el estatus foral de Navarra y Euskadi y su encaje en el modelo autonómico (Albert Rivera sobre el régimen fiscal foral). Este artículo intenta medir qué piensan los navarros sobre este tema a través de la encuesta post-electoral del CIS, elaborada justo después de las elecciones del 24M. Es una herramienta imperfecta (ver nota metodológica al final del artículo), pero podemos extraer de ella muchas claves de interés.

“Seré una presidenta de Navarra abertzale en una comunidad que mayoritariamente no lo es”

Uxúe Barkos hizo esta declaración de principios en su discurso de investidura, seguramente despertando la alarma de muchos comentaristas en el resto de España no muy seguros del significado de la connotada palabra ‘abertzale’. La presidenta Barkos tiene razón en que no existe una mayoría social en Navarra a favor del reconocimiento de la soberanía política de Euskal Herria. Pero exactamente, ¿cuántos navarros apoyan la autodeterminación?

La encuesta del CIS hace las mismas dos preguntas sobre identidades y modelo de estado en todas las Comunidades Autonómas, tanto en las encuestas pre-electorales como en las post-electorales. La pregunta 28 pregunta sobre si el encuestado se siente “español” o “navarro”, en sus distintos grados. Para el caso de Navarra se trata de una formulación poco reveladora, porque ninguna respuesta representa con claridad a quienes definen lo navarro como una parte integrante de lo euskaldun. De hecho, un 12% de los encuestados que se revelan como votantes de Bildu prefieren no contestar a esta pregunta (una proporción sensiblemente mayor a los encuestados del resto de partidos). Dicho de otro modo, con la encuesta del CIS no podemos saber el porcentaje de navarros que se consideran “abertzales”. Por eso prefiero centrar el análisis en la pregunta 29, que se refiere con más claridad al modelo territorial:

Captura de pantalla 2015-10-15 a las 20.30.08

Una mayoría de navarros está a favor del actual Estado Autonómico (45%), pero hay una parte importante de encuestados que manifiestan un deseo de ampliar el actual marco competencial (22%) o incluso superarlo (15%). Muy pocos encuestados apoyan la recentralización de competencias, pero es cierto que son una minoría a tener en cuenta y que no tiene ningún partido de referencia, salvo, tal vez UPyD, que nunca ha terminado de cuajar en el sistema de partidos navarro. (Los resultados, por cierto, son muy similares a los de la encuesta post-electoral de 2011, por lo que no se puede identificar una tendencia reciente en ningún sentido). Al ser una pregunta estándar para todas las CCAA no hay una referencia directa al régimen foral, que podría variar el sentido de las respuestas. También es cierto que la formulación de la opción soberanista es algo tímida, pero no podemos analizar el alcance del diseño de la pregunta en las respuestas (la forma en la que la formulación de las preguntas de las encuestas afecta a las respuestas es un tema apasionante sobre el que tal vez escriba en otra ocasión).

El siguiente gráfico compara las preferencias sobre el modelo territorial en Navarra recogidas en la tabla anterior con las de los encuestados en el resto de Comunidades Autonómas en las respectivas encuestas post-electorales. Los vértices de las líneas indican el porcentaje de encuestados de cada comunidad que prefieren una de las cinco opciones (el punto del vértice es como el extremo superior de cada barra en un gráfico de barras). La línea dibuja el perfil de cada comunidad, permitiendo entender de un vistazo la distribución de cada comunidad y haciendo fáciles las comparaciones entre ellas (este tipo de gráfico se llama de “coordenadas paralelas” y me incluyo entre sus defensores, a pesar de que se suele ver poco en prensa. Kiko Llaneras lo ha usado extraordinariamente en sus trabajos sobre encuestas del CIS en Politikon y en El Español).

Modelo de estado comunidades autónomas

Como se observa en el gráfico, Navarra es la segunda comunidad con menor proporción de centralistas, sólo después de Euskadi. Y es la tercera, después de Cataluña y Euskadi, con más gente a favor de más competencias autonómicas y de la autodeterminación. Sorprendentemente (o quizá no tanto si tenemos en cuenta el régimen foral) también es una de las CCAA donde más personas apoyan el actual estado autonómico. La distribución de preferencias en Navarra está por tanto sesgada hacia la derecha del gráfico, hacia las opciones soberanistas, pero con un pico central más alto que el Cataluña y Euskadi, las otras dos comunidades con proporciones soberanistas altas.

Navarra no es mayoritariamente abertzale, pero tiene una proporción muy alta, en términos relativos, de ciudadanos a favor de mayores cotas de autonomía o incluso del reconocimiento del derecho de autodeterminación.

Las preferencias sobre el modelo territorial por recuerdo de voto de los encuestados

La encuesta del CIS ofrece un resumen de respuestas cruzadas por variables políticas, lo que permite analizar cuántos votantes de cada partido apoyan cada una de las cinco opciones de organización territorial (ver la nota metodológica sobre el recuerdo de voto, al final del artículo).

El siguiente gráfico permite identificar los colores políticos de los defensores de cada opción territorial. En gris están todos aquellos encuestados que se posicionan frente al modelo territorial pero que no se identifican con ningún partido de los ocho mayoritarios, bien porque no votaron el 24M, bien porque no quieren revelar su voto o no lo recuerdan, bien porque votaron a otro partido.

post1_ley

El gráfico permite dos lecturas simultáneas: horizontal y vertical. Horizontalmente podemos ver cómo se distribuyen los votantes de cada partido entre cada una de las cinco opciones: por ejemplo, la mayor parte de los votantes de UPN están de acuerdo con el marco actual, pero hay bastantes que preferirían un sistema más centralista.

La lectura que nos interesa ahora es la vertical, que permite observar la composición política de cada una de las cinco opciones: si tomamos la barra central, vemos que el consenso en torno al actual sistema autonómico es muy heterogéneo políticamente. El núcleo central lo forman la mayoría de los votantes de UPN y PSN, pero también una buena parte de los que apoyaron a Podemos y a Geroa Bai. La muestra de votantes del PP y Ciudadanos es muy pequeña en la encuesta y no permite sacar conclusiones definitivas, pero la mayoría de los encuestados que votaron a esos dos partidos también se sitúan en este consenso.

Las opciones hacia el soberanismo están dominadas por los votantes de Geroa Bai y EH Bildu. Es interesante que el núcleo de votantes de Geroa Bai se encuentra en la opción de “mayor autonomía” y no en el soberanismo político. También hay que destacar la alta proporción de votantes de Podemos que quieren profundizar en el autogobierno.

¿Cómo queda el gráfico si destacamos con el mismo color a los votantes de los partidos que forman la coalición de gobierno?

post2_ley

El sesgo hacia el autogobierno y el soberanismo es claro. Aunque no hay una mayoría social a favor de superar el actual marco autonómico, una mayoría de votantes que apoyaron a las fuerzas del gobierno sí quieren más autogobierno. Sin embargo, la división de los votantes de Geroa Bai y de Podemos puede actuar como compensación de ese sesgo. El equilibrio entre ambas tendencias en el seno de la coalición de gobierno será sin duda una de las claves de la legislatura en este tema.

Para completar el análisis, los siguientes gráficos profundizan en la lectura horizontal del anterior. Cada gráfico muestra la distribución del electorado de un partido con respecto a las cinco opciones de la pregunta. I-E, el PP y Ciudadanos no están porque la muestra en la encuesta es muy pequeña (de 12, 14 y 15 respectivamente) y no genera resultados significativos. En gris aparece la distribución del electorado completo (la misma línea que el primer gráfico del artículo), para tener una comparación que permita identificar los sesgos de cada electorado.

small_ley

Podemos tiene una distribución casi idéntica a la del total de los encuestados, reforzando la idea de transversalidad de su electorado que he destacado en varios artículos anteriores. Ésta tal vez sea a la vez causa y consecuencia de la consciente indefinición de la formación sobre el modelo territorial. El perfil de UPN y PSN, por otro lado, es muy similar, con una proporción mayor de autonomistas entre los votantes socialistas.

Pero el punto más interesante de la encuesta es la diferencia entre las preferencias sobre el modelo territorial de los votantes de Geroa Bai y de EH Bildu. Ambos perfiles están escorados hacia la derecha del gráfico, pero mientras que la mitad de los votantes de Geroa Bai prefiere profundizar en el autonomismo y sólo un 22% defiende el derecho a decidir, la gran mayoría de los votantes de EH Bildu son soberanistas (un contundente 65%). Está claro que EH Bildu ha conseguido identificarse ante el electorado como el partido independentista de referencia en Navarra y que Geroa Bai tiene un electorado mucho más dividido en cuanto al modelo territorial. Estos resultados encajan tanto con la distribución territorial del voto que comentamos en el análisis de los resultados del 24M y al analizar la división geográfica de las “dos Navarras”.

Por lo tanto, UPN y PSN son los partidos de referencia del autonomismo, mientras que EH Bildu juega el mismo papel para el soberanismo. Geroa Bai y Podemos, sin embargo, tienen un electorado muy dividido en cuanto a las opciones territoriales, un hecho que será definitivo durante toda la legislatura.

 

Nota metodológica sobre la encuesta post-electoral del CIS

La encuesta post-electoral del CIS es un instrumento único para cruzar variables políticas y sociológicas porque tiene un tamaño de muestra aceptable (596 encuestas), aunque podría ser mayor, y sobre todo, porque las fechas del trabajo de campo son muy próximas a la celebración de las elecciones (del 27 de mayo al 23 de junio de 2015). Esto hace que los resultados de recuerdo de voto tengan pocas distorsiones, aunque haya un efecto evidente del resultado electoral (los encuestados tenderán a tener mejor memoria si votaron a uno de los partidos ganadores que si votaron a uno de los perdedores). En este caso, la encuesta tiene el típico sesgo de recuerdo de voto en contra de los partidos de derechas (la proporción recuerdo de voto/voto obtenido el 24 M es del 61% y del 69% para UPN y PP, respectivamente), pero en general las distorsiones son menores que en otras encuestas. Aún así, hay que tomar con precaución los resultados.

Otro problema de la encuesta es la rigidez de las preguntas y la poca adaptación a la realidad navarra, lo que aumenta la comparabilidad con otras CCAA, pero impide afinar con algunos aspectos privativos de cada comunidad, como las identidades.

Por otro lado, todos los análisis de este artículo y de los siguientes de la serie están hechos sobre las tablas resumen de la encuesta, no sobre los microdatos, que aún no han sido publicados. Por ello los gráficos no tienen intervalos de confianza ni márgenes de error, y sus análisis son meramente descriptivos de la muestra y no pretenden sacar conclusiones definitivas sobre el total del electorado navarro.

Todos los gráficos de este artículo han sido elaborados con plot.ly, una herramienta on-line gratuita. Los datos están extraidos de los tres documentos resumen de la encuesta post-electoral del CIS. Aquí se puede descargar el csv con los datos que he utilizado en este artículo, para reutilización libre.

ComparteTweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *