¿Votamos lo mismo para el ayuntamiento y para el Parlamento? Split-ticket voting en Navarra 2015

Leave a comment
Elecciones 2015
Split-ticket vote Navarra 24M 2015
Cuando en la misma cita electoral coinciden elecciones a varias instituciones distintas, los ciudadanos tienen la opción de dividir su voto entre partidos en lugar de votar lo mismo en todas las urnas. El fenómeno del split-ticket voting nos dice mucho sobre la fidelidad de voto, la fuerza de la marca de cada partido, las relaciones entre los votantes de cada partido y el poder de atracción de votos de los candidatos. ¿Obtuvieron los partidos navarros los mismos resultados en las municipales y en las autonómicas del 24M? ¿A qué puede obedecer la división del voto en Navarra?

La noche del 24M deparó muchas sorpresas en el panorama electoral navarro. Una de ellas fue que Bildu, a pesar de haber quedado en el tercer puesto en el Parlamento de Navarra, obtuvo contundentes victorias en las municipales en localidades fundamentales como Tafalla, Villava o Berriozar, y muy buenos resultados en Ansoáin, Burlada y Estella. Sin embargo, en las mismas localidades, el porcentaje de voto a Bildu en las elecciones autonómicas era en algunos casos hasta 15 puntos menor que en las municipales. Otra sorpresa ocurrió en Tudela: mientras a nivel de la comunidad la coalición Izquierda-Ezkerra peleaba por superar la barrera del 3%, en Tudela acariciaba la alcaldía con un 23% de los votos en las elecciones municipales. En Pamplona ocurrió un fenómeno parecido: Bildu fue la segunda fuerza en las municipales, pero la cuarta en las autonómicas. ¿A qué se deben estas diferencias? ¿Por qué muchos navarros votaron a partidos distintos en la misma cita electoral?

El fenómeno se llama split-ticket voting (o voto escindido) y se produce cuando una persona vota a distintos partidos en elecciones coincidentes. Por ejemplo, votar distinto al Congreso y al Senado en las elecciones generales, o votar distinto a las autonómicas y a las generales cuando coinciden (como suelen hacerlo en Andalucía). En las elecciones del 24M, en la que los votantes de todas las comunidades salvo Andalucía, Cataluña, Euskadi y Galicia elegían a la vez alcaldías y parlamentos autonómicos, hubo muchos ejemplos de voto escindido: muchos votantes de candidaturas municipales de unidad (como Ahora Madrid) luego no apoyaron a Podemos en las autonómicas, y viceversa, y algunos votantes que votaron a Cifuentes para la Comunidad de Madrid no votaron a Aguirre para el ayuntamiento.

Veamos lo que ocurrió en Navarra, en Pamplona y en Tudela, en el siguiente gráfico (la pendiente de las líneas indica si el partido obtuvo mejor o peor resultado en las municipales -izquierda- o en las autonómicas -derecha):

Split-ticket voting Pamplona Tudela Navarra 24M 2015

(Todos los resultados se expresan en porcentaje de voto porque el censo de las municipales y las autonómicas es distinto: en las municipales tienen derecho al voto los ciudadanos europeos que viven en la localidad y los residentes extranjeros de países con los que existe acuerdo de reciprocidad, por lo que el censo de las municipales es ligeramente mayor al de las autonómicas. Expresar el voto en números absolutos distorsionaría la comparación).

En Pamplona observamos cómo UPN y PSN obtuvieron resultados ligeramente peores en las autonómicas, mientras que el PP, algo mejores. Podemos tuvo 4 puntos más que la candidatura ciudadana a la que apoyó en las municipales, Aranzadi, y Geroa Bai dos puntos más. Por contra, Bildu tuvo 3 puntos menos en las autonómicas que en las locales. I-E también tuvo resultados significativamente mejores en las autonómicas. En Tudela las diferencias son aún más pronunciadas debido sobre todo al excepcional resultado de I-E en las municipales. Alrededor de 2/3 de las personas que votaron a I-E para la alcaldía, decidieron votar a otra candidatura en las autonómicas. En parte, ése es el motivo por el que tododos los partidos, salvo el PP, mejoran sus resultados respecto a las municipales. Bildu no presentó candidatura a las municipales, pero obtuvo un 3,8% en las autonómicas. En el gráfico no aparece CUP Tudela por no tener ninguna afiliación declarada.

Más allá de Pamplona y Tudela, ¿hay alguna tendencia general, algún partido obtuvo sistemáticamente mejores resultados en alguna de las dos elecciones? Para responder parcialmente, he observado todas las 17 localidades con más de 5.000 personas en el censo electoral, porque a mayor tamaño de una localidad, más parecido (y por tanto más comparable) es el sistema de partidos local al sistema de partidos autonómico. El siguiente gráfico muestra los resultados: cada línea es un municipio y su pendiente indica la diferencia de % entre las municipales (izquierda) y las autonómicas (derecha):

Split-ticket vote Navarra 24M 2015

Como se puede observar en un rápido vistazo hay cuatro tendencias claras:

  • Geroa Bai obtuvo sistemáticamente mejores resultados (en torno a 3 puntos más) en las autonómicas que en las municipales, con la única excepción del Valle de Egüés (donde ya había alcalde de NaBai/Geroa Bai desde 2013), donde el buen resultado local no se mantiene a nivel autonómico
  • Por contra, Bildu tuvo peores resultados en las autonómicas, donde no convenció al electorado urbano que en las municipales le ha apoyado decididamente en las ciudades del cinturón de Pamplona
  • I-E, al igual que IU en el resto de España, ha tenido muy buenos resultados locales (Tudela y núcleos tradiconales de la izquierda como Ansoáin y Berriozar), pero muy pobres números en las autonómicas.
  • Podemos, en general, mejora a nivel autonómico los resultados a nivel local de las candidaturas de unidad popular, salvo en Noain, y allí donde la coalición de fuerzas detrás de las candidaturas de unidad popular era más amplia, como Burlada (que incluía a Geroa Bai)

En UPN y PSN el panorama es algo más ambivalente, aunque en general obtuvieron resultados algo más discretos en las autonómicas. La llamativa línea de 15 a 30% en el gráfico de UPN corresponde al Valle de Aranguren, donde la candidatura independiente local obtuvo un 60% de los votos, que se distribuyó entre el resto de partidos en las autonómicas, especialmente hacia UPN.

¿A quién votaron los que dividieron su voto?

Para no quedarnos sólo en la descripción, voy a hacer un intento de explicación de estos cambios observados, jugando con varias hipótesis plausibles. La mayor parte de los estudios sobre split-ticket voting se han centrado en otros niveles de competición electoral (cámara alta-cámara baja, nacional-regional), y no hay mucha teoría adaptada al ámbito municipal, además de que en las elecciones locales influyen factores muy diversos y difícilmente sistematizables.

Tres teorías principales han tratado de explicar la escisión de voto: el modelo de las elecciones de segundo orden (en elecciones que el votante considera menos importante -por ejemplo, elecciones al Parlamento Europeo-, hay menor participación y el comportamiento electoral es distinto, produciéndose votos de castigo contra el gobierno central), el modelo de compensación (el votante moderado divide su voto para compensar entre dos opciones políticas -está pensada para sistemas bipartidistas), y el modelo accidental (el votante evalúa cada cita electoral en sí misma y es sensible, sobre todo, a su valoración de los candidatos que se presentan a cada elección). Sólo la tercera de estas hipótesis se ha conseguido demostrar en España con resultados significativos. Los estudios de Alberto Sanz para Andalucía y de Pedro Riera para Cataluña han hallado que la valoración de los candidatos tiene un efecto significativo en la decisión de dividir el voto en elecciones coincidentes (split-ticket voting) y en elecciones consecutivas a varios niveles (voto dual).

Esta hipótesis explicaría en parte los resultados observados en Navarra: una candidata muy bien valorada como Uxúe Barkos (la segunda candidata mejor valorada desde 1995) ha conseguido mejorar a nivel autonómico los resultados de Geroa Bai a nivel local. Por contra, un candidato bien valorado pero muy poco conocido como Adolfo Araiz, no habría podido transformar tan efectivamente el apoyo local en apoyo autonómico.

Son embargo, queda todavía mucho por explicar y me gustaría añadir algún elemento más para consolidar hipótesis. Las siguientes tablas sistematizan la información de la encuestra pre-electoral del CIS de abril de 2015, a un mes de las elecciones. Aunque es una encuesta imperfecta, sobre todo por el gran porcentaje de voto oculto de UPN, nos puede dar algunas claves para entender el comportamiento electoral de los votantes que dividieron su voto en estas elecciones. La primera tabla muestra la media de las respuestas a la pregunta sobre la “probabilidad” del encuestado de votar a cada uno de los partidos (del 0 -seguro que nunca le votaría, al 10 -con toda seguridad le votaría). La tabla muestra los resultados agregados por recuerdo de voto (cada columna corresponde al grupo de encuestados que dijeron haber votado en 2011 a cada uno de los partidos). A su lado, repetimos la misma operación pero con la valoración de candidatos.

Split-ticket vote encuesta pre-electoral del CIS 24M 2015 Navarra

En general, los resultados de la primera tabla son evidentes: los votantes de derechas nunca votarían a partidos de izquierdas y viceversa, y los partidos constitucionalistas nunca votarían a partidos soberanistas y viceversa. Ahora bien, hay algunas sutilezas interesantes. Podemos es el partido con más capacidad de atracción de antiguos votantes de otros partidos (salvo UPN y PP), sobre todo de NaBai y de I-E. Por otro lado los votantes de NaBai y de Bildu en 2011 no ven imposible votar por Bildu o NaBai (Geroa Bai), respectivamente (con medias de 3,74 y 3,68). Es decir, hay un terreno electoral, compuesto por los antiguos y potenciales votantes de Geroa Bai, Bildu, Podemos e I-E, que es más fluido que el resto: con estos datos sería plausible un voto escindido en cualquier combinación entre estos cuatro partidos.

Si integramos en la explicación la segunda tabla, el panorama está aún más claro. Mientras que los antiguos votantes de un partido se muestran en general reacios a admitir que podrían votar por otro, son más generosos en la valoración hacia candidatos de otras fuerzas. De nuevo, un dato destaca por encima de todos: Uxue Barkos obtiene buenísimas valoraciones (por encima del 6) por parte de los que en 2011 votaron no sólo a NaBai sino también a Bildu, I-E y PSN, mientras que Araiz suspende entre los votantes de estos dos.

El efecto Barkos y muchas preguntas para la encuesta post-electoral

De este primer análisis podemos concluir que la popularidad de Uxue Barkos fue un activo para la candidatura autónomica de Geroa Bai y que logró atraer a mucha gente que en las municipales votó por Bildu, I-E e incluso el PSN. Si atendemos a la hipótesis de que la popularidad de los candidatos es clave para explicar el fenómeno del voto escindido, el bajo nivel de conocimiento de Adolfo Araiz, a pesar de su buena valoración entre los suyos, seguramente actuó como freno electoral de Bildu a nivel autonómico. No tenemos datos para saberlo, pero es posible que muchos votantes escogieran una combinación Bildu (municipales) – Geroa Bai (autonómicas), por ese doble motivo. En el caso de Podemos, tal vez la explicación se ajuste más al modelo de compensación: puede que los votantes apoyaran en las municipales a candidaturas locales que ya conocían (de I-E y del PSN, sobre todo) y luego en las autonómicas decidieran votar a una marca más fuerte y conocida que las candidaturas de unidad popular. Una mezcla de ambas hipótesis puede explicar el caso, más dramático si cabe, de I-E. Intentaré refinar estas hipótesis con los datos de la encuesta post-electoral del CIS, pero quede esta entrada como documentación de un fenómeno interesantísimo, que nos dice mucho sobre los mecanismos con los que decidimos nuestro voto.

Los datos de voto provienen de los portales oficiales del Ministerio del Interior y del Gobierno de Navarra. El dataset que he creado y con el que he trabajado se puede consultar y reutilizar aquí. Los gráficos están hechos con ggplot2, una potente biblioteca gráfica para R, un programa estadístico gratuito y de código abierto. Las tablas de calor están hecas con Google Spreadsheets, herramienta online gratuita.

ComparteTweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *