Valoración y grado de conocimiento de los candidatos a las elecciones autonómicas (1995-2015)

Leave a comment
Elecciones 2015
A dos días de las elecciones, analizamos el histórico de valoración y grado de conocimiento de los candidatos según la encuesta pre-electoral del CIS. ¿Qué relación hay entre ambas variables? ¿Son los candidatos más conocidos también los más valorados? ¿Cuál es el candidato mejor valorado desde 1995? ¿Y el peor? ¿Afecta la valoración de un candidato a los resultados electorales de su partido?
 

La serie histórica de encuestas pre-electorales autonómicas del CIS permite una comparación interesante de dos variables clave para entender la situación en la que los partidos se presentan a las elecciones: la valoración que los encuestados dan a los candidato (la media de una escala del 1 al 10) y el grado de conocimiento (el porcentaje de encuestados que dice conocer al candidato). El CIS provee datos completos de valoración y conocimiento desde 1995, que he recogido en este gráfico de dispersión. El eje x representa el grado de conocimiento y el eje y la valoración. Es decir, cuanto más a la izquierda se encuentran los puntos, menos gente conoce al candidato, y cuando más a la derecha, más grado de conocimiento; y cuanto más arriba más nota y cuanto más abajo, peor nota. Cada punto es un candidato en unas elecciones y su color indica el partido:

conocimiento_partido_leyendas

El candidato más valorado de la historia reciente es Juan Cruz Alli (6,13) en las elecciones de 1995, primeras en las que CDN se presentaba en solitario como escisión de UPN y a las que Alli se presentaba como presidente en el cargo, en la cumbre de su popularidad. En sucesivas elecciones nunca repitió tal grado de aprobación y su popularidad fue bajando hasta el 4,2 en 2007. Como se ve en el gráfico (puntos amarillos) su bajada de popularidad coincide con un grado de conocimiento declinante: el cada vez menor peso político de CDN seguramente hizo que muchos votantes, especialmente a las nuevas generaciones, olvidaran a quien en los 90 era sin duda uno de los protagonistas de la arena política navarra.

Por su parte, Miguel Sanz, presidente en 4 legislaturas, mantuvo grados de conocimiento y aceptación similares a lo largo de 12 años, alcanzando su único aprobado (5,32) en 1999, las elecciones posteriores a su primera legislatura como presidente, tras el fracaso del tripartito. Yolanda Barcina es el otro punto azul cercano, rozando el aprobado en 2007.

Un aspecto sorprendente de los datos comparados es el bajo grado de conocimiento de los candidatos de la izquierda abertzale y EA. Salvo Cabasés (1995) y Errazti (2003) el resto se mueve en torno a un 40 % de conocimiento (entre los 5 candidatos menos conocidos de la historia, 4 son de EA, HB o Bildu), por un lado por ser candidatos nuevos en las respectivas elecciones, pero también como signo de la segmentación del sistema de partidos navarro: los candidatos de la minoría soberanista son bien conocidos (y en general bien valorados) entre su electorado, pero no superan la barrera de popularidad más allá de su segmento político. Sin embargo, Patxi Zabaleta (Aralar) sí logró ser un candidato muy conocido en la comunidad en 2007 y 2011, aunque su valoración fue media-baja. La gran excepción es Uxue Barkos, que rompe su segmento electoral y logra aprobación transversal, lo que la coloca como la segunda candidata mejor valorada desde 1995.

El PSN mantiene datos de conocimiento y valoración muy similares, en una zona central del gráfico, con Juan José Lizarbe en 1999 como más valorado (4,75). Ningún candidato autonómico socialista ha aprobado nunca en la encuesta del CIS desde 1995. Urralburu sí lo hizo en 1991, pero no lo incluimos porque la encuesta antes de 1995 no ofrece datos de conocimiento en el portal del CIS. En IU, sólo Félix Taberna consigue rozar el aprobado en 1999, con un 4,9, saliéndose de la tendencia habitual de los candidatos de su partido, que se mueven en torno al 4.

2015, unas elecciones de extremos

La encuesta pre-electoral del CIS del pasado abril ofreció los siguientes datos de valoración de candidatos:

Candidato Valoración Conocimiento
Uxue Barkos 5.66 84.2%
Adolfo Araiz 5.2 37.2%
José Miguel Nuin 3.9 46.8%
María Chivite 3.47 68.6%
Javier Esparza 3.07 61.3%
Ana Beltrán 3.04 44%

A pesar de que UPN encabezaba la intención de voto, su candidato, Javier Esparza, apenas alcanza un 3 de valoración y es conocido por el 61 % de los encuestados, unas cifras insólitas para un partido hegemónico, debido sobre todo a su corta experiencia en la política autonómica (consejero de Administración Local y Desarrollo Rural desde 2012, después de haber sido alcalde de Aoiz). Uxue Barkos encabeza la valoración, con un sólido 5,66, y un grado de conocimiento sólo equiparable a antiguos presidentes de comunidad. ¿Qué nos dicen estos datos comparados con el histórico del CIS?

valoración_año_leyendas

La comparación destaca lo excepcional de estas elecciones, también en la valoración de los candidatos:

  • Uxue Barkos es la segunda candidata mejor valorada desde 1995, sólo después de Juan Cruz Alli
  • Adolfo Araiz, a pesar de su buena nota, es el candidato menos conocido de la serie histórica
  • Ana Beltrán (PP) es la candidata peor valorada desde 1995
  • Javier Esparza, Maria Chivite y José Miguel Nuin son los candidatos peor valorados de UPN, PSN e IU, respectivamente

Los resultados extremos son un reflejo del humor electoral capturado por la encuesta del CIS: un electorado de los partidos tradicionales en retirada, y una buena salud de las fuerzas soberanistas, que además han elegido para estas elecciones a candidatos populares. Es posible que la invisibilidad de los electores de centro-derecha en la encuesta del CIS, que ya comentamos aquí, haya afectado a la valoración de Ana Beltrán y, en especial, de Javier Esparza, pero aun así los resultados son significativos.

Es una lástima que no contemos con datos de valoración del CIS de los candidatos de fuerzas nuevas como Podemos y Ciudadanos.

¿Afecta la valoración de los candidatos al voto?

Cabría pensar que un candidato popular es un activo electoral y tira de los resultados de su partido. En gran medida, el mantenimiento de las buenas expectativas electorales de Geroa Bai, una coalición que supera con creces el espacio electoral del PNV en Navarra, puede deberse en gran parte a la popularidad de Uxue Barkos, como demostró el excepcional resultado en las generales de 2011. Pero, ¿es esto una tendencia general? El siguiente gráfico presenta los mismos datos de valoración comparados esta vez con el resultado electoral de su partido (en el eje x). Para 2015 he utilizado la media de encuestas calculada aquí.

valoración_partido_leyendas

Como vemos, la relación entre ambas variables no es clara. El índice de correlación es de apenas 0,2, así que apenas podemos indicar una ligera relación positiva entre ambas. Por partidos, la línea positiva más clara se da en el PSN, y la comparación destaca aún más lo excepcional de los casos de Juan Cruz Alli y Uxue Barkos, cuya popularidad supera con creces los resultados de sus partidos. En defnitivia, no se puede concluir con estos datos que la popularidad de un candidato mejore el resultado electoral de su partido. Sin embargo estudios que combinan datos cuantitativos y cualitativos han concluido que la imagen del candidato sí afecta directamente a los resultados electorales de su partido.

ComparteTweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *